Depende.

No es la respuesta que uno quiere escuchar, pues estamos acostumbrados a hablar del precio de las cosas como algo más o menos fijo, e incluso estudiamos su variación.

En el caso de los pasajes aéreos la situación es mucho más difícil y espero poder aclarar un poco. Cada nueva sección es una complejidad extra, abandone en cualquier momento la lectura. Yo he abandonado la escritura varias veces.

Caso inicial

Una aerolínea con un solo avión, con 100 espacios que vuela entre Santiago y Miami, todos los espacios se venden al mismo precio, dos mil dólares cada uno por un viaje ida y regreso. Nada de sofisticación, todos lo pueden entender.

El precio de un viaje ida y vuelta a Miami cuesta USD 2.000.

Cabinas

Al avión del ejemplo anterior le hacemos una pequeña modificación, en vez de tener asientos idénticos, vamos a separar una sección del avión y les daremos más espacio a esos asientos, mejor comida y una atención privilegiada. Llamémosla ‘cabina ejecutiva’ para mostrar que las empresas le pagan esos asientos a sus ejecutivos cuando viajan. A los asientos tradicionales llamémosle ‘cabina económica’. Ahora tenemos menos espacios, pues los asientos de ejecutiva tienen más distancia entre asientos. Digamos 20 asientos en ejecutiva y 70 en económica. Cada espacio en ejecutiva lo venderemos en 4.500 dólares y los de económica en 1.800 dólares. Ahora en vez de recibir 200.000, recibimos 216.000 y el costo sube un poco más pues es más caro mantener dos tipos de asiento y dos tipos de servicio, digamos unos 190.000. ¿Cuánto nos deja un avión lleno? 26.000, un poco mejor que antes.

El precio de un viaje ida y vuelta a Miami cuesta USD 1.800 en económica y USD 4.500 en ejecutiva.

Clases

Rápidamente nos damos cuenta que es casi imposible tener siempre los aviones llenos. El precio es demasiado alto para algunos clientes y si lo bajamos más, quedamos sin cubrir los costos del vuelo. Inventemos precios distintos para los mismos asientos y llamémosle ‘clase’: los espacios clase X los vamos a vender a 1.500 dólares, los Y a 2.000 dólares y los Z a 2.500, la cantidad de espacios de cada clases será fija, 25 de X, 25 de Y y 20 de Z. Mantendremos los precios de los 20 asientos business a 4.500 dólares. Aumentan un poco los costos por la administración, pero si vendemos todo el avión a estos precios, nos quedan 33.750 si es que vendemos todo el avión así.

El precio de un viaje ida y vuelta a Miami cuesta USD 1.500 o USD 2.000 o USD 2.500 en económica y USD 4.500 en ejecutiva. ¿Por qué la diferencia? Los primeros espacios se venderán más baratos y los últimos más caros.

Anidación

En algunas ocasiones, no se sabe cuántos espacios se van a vender de cada clase, y sería muy malo que gente que está dispuesta a pagar más no lo haga pues sólo quedan espacios más baratos. En el ejemplo estándar de este artículo, la clase X tiene 25 asientos, la Y 25 y la Z 20. Si hay 30 personas que quieren comprar espacios de tipo Y, sólo podrán hacerlo 25, pues su capacidad está limitada. Lo que se puede hacer es ‘anidar’ las clases. Es decir, la X tiene 25 asientos, pero podrán ser usados por Y y por Z. Los 25 de la Y podrán ser usados por Z. Virtualmente, X tendrá 25 asientos, Y 50 y Z 70. Siguiendo con el ejemplo, las 30 personas podrán comprar 30 espacios en Y y quedarán disponibles 20 en X, 20 en Y y 40 en Z.

Esto permite nunca negar un precio alto mientras haya espacios asociados a precios más bajos.

Regulaciones

Es posible asociar algunas restricciones a cada precio, la variedad es inmensa. Una de las más relevantes es si los precios se basan en viajes compuestos o sólo de ida. Los restricciones de viajes compuestos permiten una segmentación muy poderosa y además restringe la combinación con otras líneas aéreas o modos de transporte.

Anticipación de compra

Una restricción bastante común, y que ya está internalizada por una gran parte de los clientes es la anticipación de compra, la noción general es que mientras más anticipado se compre el pasaje, más barato resultará. En el ejemplo original, teníamos tres clases, X, Y y Z, cada una con un precio y una cantidad de espacios disponibles. Podemos asociar una restricción de compra a cada uno, para que no queden asientos a un precio bajo cuando falte poco tiempo para el vuelo.

País de la compra

El mismo viaje Ciudad de México Cancún, podrá tener precios distintos si la venta se realiza en Estados Unidos, México, Argentina, Chile o cualquier otro país, pues dependerá de la presencia de la aerolínea en cada mercado y su estrategia comercial. Una aerolínea podría vender el Ciudad de México Cancún a USD 300 en clase X en México y vender el mismo vuelo, con las mismas restricciones a USD 500 en clase X en Estados Unidos.

Números de vuelo

Para privilegiar algunos vuelos por su horario o por el tipo de avión, algunas tarifas se pueden asociar a números de vuelo específicos, para no vender, por ejemplo, tarifas muy baratas en los vuelos en los mejores horarios o en los aviones más cómodos.

Tarifas sólo ida vs compuestas

¿Qué significa esto? En el ejemplo que hemos usado durante todo este artículo, los vuelos son entre Santiago y Miami, si alguien quisiera volar solamente entre Santiago y Miami sin regresar dejaría un asiento libre en el vuelo de regreso y ese desbalance termina costando caro a la aerolínea. Por otro lado, el ofrecer viajes compuestos permite segmentar de una forma mucho más precisa. Algunas reglas que pueden tener las tarifas cuando son compuestas:

Relacionadas con la estadía

Por ejemplo estadía máximo o mínima, es decir que el viaje no pueda durar menos de 5 días o más de 30, por ejemplo. Esto permite separar viajes que parecen ‘de negocio’ de otros que pueden ser más turísticos. Empresas están dispuestas a pagar más que personas naturales, por lo tanto reglas como un sábado en destino o 4 noches en destino están asociadas generalmente a precios más baratos. Un viaje de negocios, normalmente tiene poca anticipación y estadía corta, sin incluir fines de semana. Lamentablemente, funerales y otras urgencias tienen características parecidas.

Relacionadas con la ruta

Cuando las aerolíneas crecen en rutas, las posibilidades para llegar de un lugar a otro aumentan bastante: para ir de Santiago a Miami se puede ir haciendo conexión en Lima, Buenos Aires, Sao Paulo, Bogotá, Ciudad de Panamá y varias otras.

Ya hemos hablado sobre la variedad de tarifas que puede tener un viaje de Santiago a Miami, a éstas hay que sumarle todas las combinaciones de tarifas donde se puede hacer conexión. Un ejemplo simple, digamos que sólo hay una tarifa Santiago Miami, de USD 2.000. Sin embargo, existe una tarifa Santiago Lima por USD 800, una Santiago Buenos Aires a USD 300, una Santiago Bogotá a USD 1.000, Lima Miami a 1.000, Buenos Aires Miami a USD 1.800 y Bogotá Miami a USD 500. Con la mezcla de tarifas, agregamos a los USD 2.000 que conocíamos, una a 1.800 vía Lima, otra a 2.100 vía Buenos Aires y una USD 1.500 vía Bogotá. Imaginen una red de aerolínea real, es imposible para un humano ver todas las combinaciones y posibles discordancias.

Otro tipo de tarifas en viajes compuestos, son los open jaw, en que el inicio del viaje es distinto al punto final o el inicio del retorno distinto al destino. Un ejemplo clásico es el Santiago Miami, Orlando Santiago (destino es Miami, inicio del retorno es Orlando), en estos casos normalmente se mezcla la mitad del viaje Santiago Miami con la mitad del Orlando Santiago. A veces, por la misma razón del párrafo anterior ocurren diferencias que a simple vista son difíciles de entender, pero al conocer los conceptos resultan bastante obvias. Un ejemplo: un viaje Santiago-Miami/Miami-Santiago/Santiago-Buenos Aires, muchos sistemas lo verán como un open jaw origen Santiago, destino Miami y retorno Buenos Aires, la construcción del precio de este viaje se hará como la suma entre la mitad de un Santiago Miami y la mitad de un Buenos Aires Miami, a veces estas mezclas dan menores precios, aunque las distancias sean mayores.

Códigos compartidos

Es un tema en sí mismo, hace un tiempo publicamos un artículo sobre esto. En resumen, es ofrecer un vuelo de otra línea aérea como si fuera propio en términos de código de aerolínea y número de vuelo. Por ejemplo el vuelo LA5410 (que hasta ahora parece un vuelo normal de Latam) es realmente el vuelo IB6830. Si compras el vuelo LA5410 te subirás a un avión Iberia. Esto hace parecer que la red de una línea aérea es más grande, trae algunas dificultades en los procesos de check in y de acumulación de puntos y permite además diferencias de tarifa que pueden llegar a ser muy grandes. Operadores de ciertas rutas tienen acuerdos con comercializadores en mercados en que son débiles, por eso muchas veces conviene mirar sitios de varias aerolíneas para probar viajes complejos. Puede salir mucho más barato volar en American Airlines comprando en el sitio de Cathay Pacific que en American mismo,

¿Cuánto vale el pasaje entonces?

Lo que resulte de las reglas configuradas, decenas de tarifas publicadas para cada para de puntos interesantes, más la mezcla de las tarifas de vuelos intermedios, sus regulaciones y restricciones. Sólo un sistema puede entregar los precios de este segundo y ninguno mira todas las posibilidades, mientras cada cupo que se utiliza o se libera cambia todo.

¿Cómo se hace? Primero encontrar los itinerarios entre Santiago y Miami a partir de los vuelos publicados para esas fechas, acá encontrará vuelos directos, con una conexión, dos, tres, etc. luego revisar las tarifas que aplican a cada uno de esos itinerarios de acuerdo a sus restricciones, luego ver cuáles tienen disponibilidad en las clases en que aplica la tarifa. El resultado es la gama de precios disponible para ese viaje, ninguno de los sitios (tampoco los humanos) busca en todas las alternativas posibles, esa es una de las razones por la que se encuentran diferentes precios en distintos lugares (también por las regulaciones de las tarifas)

Palabras finales

Quedan muchas cosas por describir del mundo de tarifas de vuelos, pero mientras no haya comentarios ni preguntas, dejaré esto hasta acá. Por ejemplo ofrecer más cupos que la capacidad del avión, condiciones de cambio o devolución, ingresos auxiliares, etc. Sí, la dirección IP también se podría usar para ajustar el precio, pero eso podría llegar a ser ilegal, ¿no?

Recomendación: cotiza, cotiza, cotiza, nadie sabe dónde podrás encontrar precios muy diferentes.

Si alguien quiere aprender más, la presentación de ITA es uno de los documentos que me ayudó a entender sobre la complejidad de las tarifas.